Los empresarios y emprendedores tienen mucho que considerar al iniciar una empresa, y un buen consejo puede ayudar a evitar algunas dificultades comunes. Esperamos que este artículo te ayude a despejar algunas dudas en la difícil tarea de asociarse con alguien.

La búsqueda de socio para nuestra startup puede ser una gran manera de combinar el talento y las habilidades necesarias para poder tener un mejor crecimiento empresarial. No es una decisión sencilla y en ella se habrán de tener en cuenta tanto cuestiones racionales como de intuición y química.

Para poder ayudarte en tus consideraciones, te sugerimos poder reflexionar sobre las siguientes preguntas.

1. Identificar tus necesidades reales. ¿Necesitas un socio?

Algunas veces consideramos que necesitamos asociarnos con alguien porque identificamos necesidades en nuestro proyecto que no somos capaces de suplir solos. ¿Has planteado otras formas de satisfacerlas? ¿Es realmente esta forma la mejor manera de proceder?

Las necesidades del negocio evolucionan según la etapa en la que se encuentre y el tamaño que tenga. ¿Voy a necesitar un socio para cada etapa? Prevé como avanzará tu compañía en el tiempo y cuáles serán tus necesidades reales en el tiempo.

La carencia de liquidez en los albores de todo negocio hace que incorporar socios al equipo sea más una medida financiera que un deseo real. ¿Podría encontrar el capital de otra forma? Dicho de otra forma, si tuvieses todo el dinero que necesitases ¿Seguirías buscando un socio?

Si la respuesta a la última pregunta es sí, sigue leyendo.

2. ¿Comparten la misma visión sobre la empresa?

Compartir la visión de un proyecto empresarial en el que uno se va a involucrar es esencial, pero es especialmente importante cuando nos implicamos hasta el nivel de ser socios.

Por ejemplo, definir cuál sería la salida o des-inversión en el plan de negocio determinará el tipo de acciones que se lleven a cabo. Si uno de los socios desea vender el negocio tan pronto como sea rentable, es probable que tome decisiones comerciales basadas en objetivos a corto plazo. Pero si la visión de la otra parte es construir un negocio para transmitir a los herederos, las decisiones de esa persona incluirán planificación y objetivos a largo plazo.

Alinear la visión entre los socios es fundamental para que todos los esfuerzos sean coordinados y dirigidos en la misma dirección.

3. ¿Sus personalidades son compatibles?

No es una cuestión superficial. Emprender conlleva grandes dosis de incertidumbre, estrés y resiliencia, además de requerir ingentes cantidades de optimismo. Muchos fundadores de empresas tecnológicas hoy día se identifican como “Fundadores y Soñadores”. El candidato a socio ideal debe poder aportar muchas de las características mencionadas, nadie quiere aliarse con un capitán que abandona el barco el primero en caso de accidente.

Entrevista a tu socio potencial para saber cómo manejará conflictos en caso de que sucedan.

Si tu socio no maneja bien las situaciones difíciles, podría poner en peligro el negocio. Son muchas las áreas sensibles de una empresa que pueden ponerse en riesgo; estrategia comercial, finanzas, relación con empleados o tratar situaciones difíciles de proveedores y clientes.

Si no conoces a tu socio potencial lo suficiente como para tener una comprensión completa de su carácter, investiga haciendo preguntas sobre conflictos pasados o situaciones difíciles a las que se haya enfrentado y descubre qué sucedió. Solicita referencias y habla con personas con las que trabajó previamente para que te compartan su opinión.

Piensa que encontrar un socio es un proceso de selección mucho más exhaustivo que contratar a un empleado. Si crees que no tienes el tiempo o no sabes por dónde empezar habla, sin compromiso, con nuestro departamento de Headhunting. Estaremos encantados de conocer tu caso y ayudarte.

4. Análisis FODA personal ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?

Uno de los mayores beneficios para una sociedad es que cada uno de los socios aporta diferentes fortalezas y habilidades al negocio. Enumera todas las capacidades que son importantes para que el conjunto de la empresa funcione.

El socio adecuado aportará las habilidades de las que careces, y viceversa. Para poder saber qué tipo de socio buscar debes definir previamente en qué áreas aportas valor y en las que no.

5. ¿Qué tipo de socio buscas? ¿Contribuirá con dinero al capital social del negocio?

Existen distintos tipos de socios; Capitalista, Industrial y Trabajador. En el primer caso aportará inversión al proyecto, en el segundo su contribución será en especie, por ejemplo, con un local comercial y en el último destinará el esfuerzo de su trabajo al proyecto. Su peso en la toma de decisión quedará definido según lo determinen los estatutos de la empresa y su participación en la compañía.

Existe la posibilidad de que el socio sea una combinación de varios tipos, pudiendo involucrarse en la compañía tanto con dinero como con su trabajo. Así pues, existe el rol de accionista y trabajador.

Es necesario mantener buenos registros de todas las contribuciones y que éstas sean convenientemente ponderadas, para que no ocurran desacuerdos en el futuro.

Es necesario definir quién será el socio líder, ya que estará al frente de la empresa, será su imagen y, de cara al público, tomará las decisiones relevantes. Debe contar con la mayoría de las acciones o con el apoyo de la mayoría de los accionistas.

6. Definir el nivel de compromiso ¿Cuánto tiempo puede dedicar al negocio?

Al iniciar un negocio, la cantidad de tiempo que cada socio dedica a la empresa es tan importante como el capital, pero por diferentes razones. La mayoría de las nuevas empresas requieren un gran compromiso de tiempo, y si un socio dedica muchas horas, pero el otro no, puede causar fricción.

Ambos socios deben saber de antemano con cuánto tiempo se espera que contribuyan al proyecto, de esta forma se evitarán conflictos incensarios. No todos los socios tienen que dedicar la misma cantidad de tiempo, pero es esencial estar de acuerdo en esto desde el principio. Muchos socios abordan esta situación haciendo de los compromisos de tiempo un factor en la equidad de propiedad, tal como lo hacen con los compromisos de capital. Así quien aporte más horas de trabajo tendrá un mayor paquete accionarial.

7. ¿Cuál es la situación financiera del socio potencial?

Directamente relacionado con el punto anterior, el pulmón financiero de nuestro socio puede definir su tiempo de permanencia en el proyecto.

Es un tema sensible pero relevante, el comienzo de una actividad empresarial puede retrasar la llegada del umbral de rentabilidad o break-even. Éste es el momento en el que el negocio soporta todos los gastos generando un beneficio igual a cero.

Hasta que este momento llegue puede que los socios decidan no contar con un salario económico sino en acciones. Por este motivo conocer las capacidades financieras de nuestro socio o su nivel de independencia económica es algo muy a tener en cuenta.

Al final, su solvencia económica puede ser un factor determinante a la hora de conocer su continuidad con el proyecto. Los compromisos financieros de alguien moldean las decisiones que hará en el corto plazo.

8. Todo debe quedar por escrito

Las situaciones pueden cambiar drásticamente a lo largo del tiempo, por lo que es necesario plasmar todos los posibles supuestos en un contrato marco. Con él, todas las partes sabrán a qué atenerse y se evitarán malentendidos o conflictos innecesarios. El acuerdo de asociación debe tener en cuenta todas las áreas críticas de la empresa.

  • El nombre y tipología de la sociedad.
  • Aportaciones iniciales de cada socio
  • Asignación de ganancias y pérdida.
  • Definición de la autoridad y capacidad de toma de decisiones de cada socio
  • Pautas de manejo
  • Procedimientos para admitir nuevos socios
  • Venta de acciones o participaciones
  • ¿Qué sucede si un compañero se retira o muere?
  • Resolución de conflictos

Cuanto más cercana sea la relación personal, más estricto debe ser el documento.

9. ¿Cuál es su estrategia de salida o des-inversión?

No importa qué tan bien planifiques tu asociación, lo inesperado puede suceder y un socio puede desear salir del negocio. Todo será más fácil si has discutido esta posibilidad con tu socio y planeado lo que sucederá en este supuesto.

Si tiene que irse, ¿Qué sucederá con su parte del negocio? ¿Quién la comprará? Al tener esta discusión antes de asociarse, ambos tendrán una comprensión clara de las expectativas anticipadamente.

Abordar todas estas cuestiones con tu socio potencial antes de comprometerte a hacer negocios juntos, tendrás una idea más clara de qué tan bien trabajarán juntos y si su unión los equipará mejor para enfrentar los desafíos que puedan surgir.

Si necesitas ayuda para encontrar al socio para tu empresa o si quieres que te ayudemos a realizar un diagnóstico de qué necesitas realmente, contáctanos sin compromiso y te ayudaremos.